“Calentar la Silla”, la actividad mayormente implantada entre estudiantes

“Calentar la silla”, podría decirse de toda actividad que viene a ser infructuosa en su realización por la pura inactividad de quien tiene que realizarla, limitándose a sentarse cómodamente a ver el tiempo pasar y a hacer que estudia o trabaja.

¿Te suena?, seguro que si porque es una práctica habitual entre estudiantes. Todos hemos sido estudiantes, incluso todos conocemos a alguien que lo practica en gran medida en sus propios trabajos.

¿Quieres saber por qué sucede y algún truco para aprovechar el tiempo?.

Es un fenómeno descrito ampliamente y muy estudiado en distintos contextos. Para mi tiene especial interés porque es un claro indicador del bajo interés, implicación, motivación…y por tanto, dice mucho de las situaciones en las que pasa.

Lo que sucede casi siempre es que, llegado el momento nos ponemos las pilas y lo sacamos adelante.

¿Crees que esto es malo?

Para contestar a ésta pregunta vamos a avanzar un poco…

¿Conocéis la “Ley de Parkinson”?.

Cyril Parkinson (1909-1993) fue un historiador británico  y a través de la observación del trabajo de su entorno formular algunas leyes. La que me interesa destacar en éste caso es la que dice: “El trabajo se expande hasta llenar el tiempo de que se dispone para su realización”..

Pondré algunos ejemplos con estudiantes: Cuando tienes ese trabajo para presentar al final del primer trimestre y se hace la semana anterior, o el examen del  jueves que se empieza a prepararlo el martes (con suerte)…

Es un fenómeno parecido a la “procrastinación”, palabreja muy de moda en la actualidad, que viene a decir que postergas o aplazas cualquier obligación para más adelante y en ocasiones no terminas de hacerlo nunca.

Yo prefiero llamarlo “Calentar la Silla”, que se entiende mejor  y que quizá tenga de diferente que en el primer caso puede que no se llegue nunca a cumplir con la obligación concreta, en cambio, calentar la silla es más una actitud que se prolongada a lo largo del tiempo frente a determinadas situaciones, como es estudiar.

En realidad, respondiendo a la pregunta formulada algo más arriba ¿Crees que esto es malo?, diría que no es malo en sí.

Es decir, si entregas el trabajo bien hecho u obtienes la nota que buscas para tu examen.

Lo malo es que no siempre se obtiene el mejor resultado porque no le hemos dedicado el tiempo requerido y, ¡atención! aquí viene la cuestión: es aún peor, porque el estudiante cree que “eso” que ha hecho es estudiar o hacer un trabajo.

Existe el convencimiento generalizado de que estudiar es sinónimo de dedicar muchas horas de trabajo en la habitación o pasar mucho tiempo frente a los libros, hasta el punto de que si no se permanece “sentado en la silla frente a los libros” un mínimo de tiempo cada día, no se está estudiando, pero ¿sabemos lo que están haciendo los estudiantes en su habitación cuando dicen que estudian?.

Algunos son plenamente conscientes de que la mayor parte del tiempo, es tiempo que pierden. Otros, en cambio, crees que hacer resúmenes con muchos colores y buena letra o leer varias veces la lección, sin la debida atención, es estudiar. De ahí la frustración cuando la nota obtenida no está en relación con el tiempo invertido.

Por tanto no se trata tanto de “cantidad” de tiempo, como de “calidad” en el empleo de ese tiempo.

Ésta actitud es frecuente también en las propias clases. Es común encontrar a alumnos que confiesan estar en la clase de X materia sencillamente haciendo acto de presencia porque están completamente “desenchufados” de la clase.

¿Por qué sucede esto?, en éste caso se da una situación de desmotivación, es decir, no hay nada que le motive o estimule a atender, es una cuestión de falta de interés.

Después de haber vivido alguna de éstas situaciones en primera persona, y de verlo a diario entre muchos estudiantes, resumiría el fenómeno “calentar la silla” en los siguientes puntos:

1.       Desconocimiento de lo que es una correcta gestión del tiempo (en términos empresariales), empleando mucho tiempo en operaciones poco productivas.

2.       Falta de interés. Ya sea porque no se reconoce el valor que reporta el trabajo bien hecho (entendiendo que un trabajo bien hecho es aquel que responde a las expectativas y se hace con buena calidad y en el tiempo necesario). O porque no se producen los estímulos adecuados para provocar el interés.

En lo que se refiere al primer punto, es decir, aquellos que cree que lo que hacen es estudiar, pero lo que sucede en realidad es que están empleando mal el tiempo porque dedican mucho rato a leer con poca concentración, a hacer resúmenes que en realidad vienen a ser prácticamente copiar el tema entero, o usan muchas hojas con mil colores etc, tendrá cuadernos “preciosos” pero habrán invertido mucho tiempo en el aspecto, que por otra parte, puntúa más bien poco.

Hay que ser ordenado, cuidadoso y limpio, pero no es necesario más.

Prueba éste método para resolver ésta situación:

Toma conciencia de en qué operaciones estás invirtiendo y el tiempo para reestructurar el trabajo. Sé práctico y hazte preguntas de éste tipo:

1.       Cuánto tiempo necesitas en la tarde para hacer tareas o estudiar y cómo lo vas a programar, incluyendo tiempo de descanso.

2.       El tiempo de descanso no es solo lo que resta de tarde, o el que hay que dedicar a las actividades extraescolares, es también el “breve” descanso entre materias o cuando estás saturado en alguna tarea de mucha carga. Éste tiempo es “breve”, eso significa no más de 5 o 10 minutos porque pierdes la concentración y el ritmo de trabajo y luego cuesta mucho más volver a empezar. En cambio si es necesario hacer un pequeño “alto en el camino” para estirar las piernas, beber agua…

¡No mires el móvil, la tele o el ordenador! aunque te plantees que van a ser 5 minutos, nunca son 5 minutos y te desconcentras muchísimo, ya habrá tiempo al final para eso.

3.       Ponte horarios realistas, según lo que tengas de cada materia y trata de ajustarte a ese horario. Piensa que todos los minutos son importantes, los de trabajo de cada materia, y también los de descanso. Deberías tener tiempo para todo, no lo pierdas sin usar, es poco práctico y enfócate en el final, cuando estés satisfecho de lo que has hecho y del tiempo restante que tienes para ti.

4.       Programa primero las cosas que deban estar para el día siguiente, hazlas sin demora y con concentración, así lograrás terminarlo enseguida.

5.       Ajusta tus respuestas a lo que te piden. Es como cuando tienes que contar las vacaciones, puedes hacerlo en pocas líneas, con lo esencial; o puedes escribir diez hojas con pelos y señales, solo estarás consiguiendo aburrir al que lo tiene que leer, que por supuesto no lo hará, y no te pondrá mejor nota porque reconozca que has dedicado mucho tiempo escribiendo.

En otros post hablaremos de cómo ajustarse a lo que te piden, de qué es lo esencial, ya que a veces se da demasiada importancia a lo superficial y se dejan las cosas importantes sin tratar en condiciones.

6.       ¡Disfruta! del tiempo que te sobre. Si te has ajustado a tu plan y has trabajado de manera realista sin pérdidas injustificadas de tiempo, todo lo que te ha restado es tiempo de disfrute para ti, sin culpas ni reproches porque todo está hecho y bien hecho.

En cambio, si estamos frente a la segunda situación que veíamos sobre la pérdida de tiempo, es decir, en clase o en el tiempo de tareas en casa, estás simplemente “haciendo acto de presencia”, deberías averiguar exactamente el origen del desinterés:

1.       ¿Sucede en todas las materias?

2.       ¿Qué pasa en las que no sucede?, ¿qué estímulos te motivan?

Éste apartado es lo suficientemente amplio como para tratarlo en otro momento, pues la razón principal se encuentra en la motivación, tanto en la que viene del exterior como en la que nace del interior de cada persona.

Por ésta razón lo dejaremos para otro momento donde veremos qué se puede hacer para mejorar la actitud personal, cómo generar estímulos personales o auto motivarse y cómo desarrollar estrategias para vencer la desmotivación que llega del exterior cuando es inevitable.

Espero que haya sido de utilidad éste material. Si te ha gustado compártelo. Puedes dejar tus opiniones y hacer las preguntas quieras.

Suscríbete al blog

Recibe cada semana nuevas entradas con trucos y consejos sobre cómo estudiar más en menos tiempo; cómo apoyar al estudiante y favorecer su autonomía; opiniones de expertos...y todo tipo de noticias sobre Otras Formas de Aprender

10 comentarios en ““Calentar la Silla”, la actividad mayormente implantada entre estudiantes

  1. Mar

    Gracias a tí a tu visión, perspectiva y experiencias habrá mucha gente: niños, padres que se beneficien del aprendizaje de interactuar.
    Besos
    Una admiradora
    Mar

    Responder
  2. Miguel

    Creo que efectivamente, y como bien dices, Elena, no es la cantidad de tiempo invertido sino la calidad del mismo, para ello hay una parte fundamental en el desarrollo de los chicos que es la comprensión lectora y auditiva (como nuestro cerebro interpreta lo que oye) si comprenden e interpretan correctamente lo que estudian, lo que les preguntan y lo que les explican, el tiempo que invertirán será mucho menor y de calidad además les ayudará a combatir sus frustraciones. Creo que tu blog es muy interesante y ameno cuanto más leo más me identifico con el día a día de dos chicos adolescentes, estoy seguro que los servicios que ofreces pueden resultar muy útiles tanto a familias que tenemos los mismos problemas y que comentamos en reuniones de padres/madres y entre padres/madres como a chicos que siendo buenos estudiantes quieran optimizar su tiempo para ser todavía mejores.

    Gracias por trabajar por y para nuestros hijos.

    Responder
  3. Rafael Martínez Díez

    Gracias Elena por compartir todo lo que sabes. Eres capaz de transformar vidas aplicando tu conocimiento y experiencia pero sobte todo por tener la intención honesta de contribuir y de ayudarnos a padres e hijos antes que ninguna otra cosa.
    Con el blog vas a llegar a muchas más personas que te necesitan.
    Enhorabuena por esta entrada y por todas las que vendrán. Conociéndote sé que serán superutiles para todos.
    Rafa (un padre agradecido)

    Responder
  4. Marian

    Me parece fantastica la idea. Puedes ayudar a mucha gente con tus consejos. Todos hemos pasado por esa etapa en la vida. La adolescencia. Hoy en dia los chicos lo tienen todo mucho mas facil y menos mal que a medida que van creciendo se van dando cuenta de que no se puede perder el tiempo. De eso doy fe por los mios por ejemplo. A veces por circustancias se desaniman y lo primero que hacen es dejar de lado sus estudios. Buenos consejos a seguir esos para tener una adecuada tecnica de estudio. Me encanta. Un saludo

    Responder
    1. Elena Corbella Sombría

      Tienes razón Marian, el desánimo es algo que sobreviene enseguida a cualquier estudiante cuando suceden cosas inesperadas. Enseñarles a manejar esa frustración, a auto motivarse y a trabajar con objetivos realistas y correctas técnicas de estudio, suele ser el camino para que sigan adelante.
      La adolescencia es una etapa algo compleja, pero son maravillosos y necesitan (quizá más que en otros momentos) mucha comprensión y cariño, además de una atención concreta.
      Gracias por el comentario

      Responder
  5. Jose

    Esta bien. Me gustaría añadir un punto de vista como este: "conócete a ti mismo" deberíamos ayudar a que descubriéramos cuál es la forma que mejor nos va a cada uno.

    Responder
    1. Elena Corbella Sombría

      Pues si, es fundamental. Conocerse a uno mismo es la base para saber actuar mejor y operar con objetivos realista. La intención de Mejora Tu Nivel es que los estudiantes (emtre 6 y 17 años aproximadamente) sean más realistas y conscientes con su faceta como estudiantes, conozcan mejor sus puntos débiles para actuar sobre ellos y potencien sus fortalezas. Éste punto de vista de su propio conocimiento les hace ser más eficaces en los estudios.
      ¡Gracias por la aportación!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *