El precio del bilingüismo

Existe un dilema sobre el bilingüismo y no es si conviene hablar inglés o no, hoy por fortuna nadie lo discute. Pero, ¿lo que se está haciendo, conseguirá que nuestros estudiantes hablen inglés?.

bilingüismo

Mis dos hijos han acudido a un colegio público y bilingüe, solo a uno parece haberle aprovechado y sospecho que tiene más que ver con su facilidad para los idiomas que con otras cosas.

No negaré que tener más horas de inglés semanal no ha favorecido un aumento en la comprensión del idioma, pero de ahí a lograr la “inmersión lingüística” que se persigue, hay un trecho.

Hace unos diez o quince años aproximadamente, cuando empezaba a valorarse como muy importante el bilingüismo en toda la educación pública, me pareció una magnífica idea hasta el punto que yo misma propicié con todos los medios que tuve a mi alcance, que se llevara a cabo en el único colegio público de la localidad donde resido.

Entonces había detractores, pero imaginé que es algo lógico frente a cualquier novedad, es el clásico miedo a lo desconocido. En cambio, la idea que destilaba tan ambicioso proyecto parecía verdaderamente buena: asimilar el idioma desde pequeños para una adquisición natural como segunda lengua.

Ya entonces intuía que el lenguaje se adquiere por el oído, no como sucedía en otros momentos del pasado donde el sistema pedagógico cargaba las tintas en la gramática, obligándonos luego a hacer un complejo proceso de razonamiento para ir traduciéndolo al inglés. Éste, me decía para mi fuero interno, no puede ser un sistema pedagógico adecuado pues es lento, poco intuitivo y bastante complejo, en cambio hablar un idioma es justo lo contrario.

De modo que hoy en las escuelas se ha aceptado que primero oímos y así aprendemos a hablar, después aprendemos a leer y escribir y por último, años después, entendemos la gramática que da sentido a todo.

Os dejo un enlace muy interesante donde podréis leer mucho sobre neuroplasticidad del cerebro y el aprendizaje del idioma, cómo aprendemos y cómo afecta a nuestro aprendizaje el manejo de dos idiomas desde que somos pequeños. "El bilingüismo, del mito a la realidad" 

Pero hoy tengo una sospecha parecida, en realidad siempre la he tenido y ninguno de estos años de bilingüismo la ha eliminado: si estamos haciendo bien las cosas ¿por qué los alumnos siguen necesitando clases de apoyo extraescolares, o academias privadas, etc, para aprender el inglés, si ya tienen más horas de éste idioma en las aulas y conocemos métodos más pedagógicos?.  ¡Esto no sucede con otras materias!, ¿qué estamos haciendo mal?.

Esto me ha suscitado otras dudas, ¿es buena la formación bilingüe de los centros educativos o solo son una moda a la que todos quieren apuntarse?, ¿los profesores están preparados, o no, como algunos critican?, ¿vale la pena el esfuerzo de los que cursan bilingüe o al final solo significa más esfuerzo en detrimento de la propia comprensión de la materia?.

Últimamente parece querer apuntarse todo el mundo al carro del bilingüismo, hay muchas subvenciones para que los centros públicos pasen de ser “clásicos” a “bilingües”, pero ¿forman convenientemente a los profesores?. Algunos se quejan y dicen que no, que su formación es deficiente si se trata de enseñar en ese idioma pues las iniciativas públicas se quedan cortas en su formación.

Por otra parte, son muchos los que hablan de que los contenidos de las materias que se imparten en ese idioma están sacrificando la comprensión lectora y la expresión adecuada que exige la materia, en aras a alcanzar el nivel de inglés exigido a los alumnos.

Solo el tiempo dirá si verdaderamente esto es cierto, o por el contrario es preferible que dominen el inglés frente a los conocimientos que se pueden adquirir en cualquier momento que sean precisos.

Así las cosas me da por pensar que esto no es más que una nueva idea puesta en marcha con más deseos que previsiones y que probablemente estemos pagando el precio de la novedad. Seguramente el tiempo vaya adaptando planes de estudios más sensatos, así como profesores verdaderamente mejor formados para que a su vez éstos puedan formar mejor a nuestros alumnos.

Seguramente esto sea también como otras cosas novedosas propias de la evolución misma, un movimiento pendular que va de cero a cien, del extremo de no decir ni palabra en inglés, al deseo de hacerlo extensible a todo el mundo, sin dotar de medios adecuado, bien estructurados o estudiados.

Espero y deseo que el tiempo vaya equilibrando éste proyecto de asumir el idioma, pues el cerebro es muy capaz de aprender uno, dos, tres…varios idiomas a la vez, así como es muy capaz de aprender de maneras diversas más allá de las tradicionales.

Siento que los planes de estudio muchas veces no ven el bosque por mirar el árbol y seguramente esto es lo que esté sucediendo con el bilingüismo, pues está demasiado centrado en el “rótulo” o el título que te convierte en bilingüe y más alejado de las políticas del cómo y del largo plazo.

La neurociencia hoy nos explica muchas cosas del funcionamiento del cerebro y está arrojando información continuamente sobre diversos modos de obtener aprendizaje eficaz.

Hoy sabemos que se aprende de formas muy variadas y diversas, y también existen métodos en el mercado que funcionan bien en relación al aprendizaje del idioma (y de todas las materias), sistemas mucho más eficaces en otras partes del mundo, etc.  y sin embargo, estos métodos están muy alejados de las aulas.

Los profesores están sometidos a planes de estudios, contenidos curriculares, y forzados a aprender a “marchas forzadas” y ponerse a nivel en el idioma por ejemplo, pero se suelen frustrar porque no alcanzan a poner en práctica todo esto con los medios de qué disponen, aunque sobre impresiones del sistema educativo en general hablaremos en otro momento con más detalle y con especialistas invitados.

Quienes tienen que tomar la responsabilidad de esa “inmersión lingüística” real, deberían mirar el conjunto de lo que les rodea, buscar experiencias en otros lugares, conocer técnicas y métodos eficaces que se están llevando a cabo, y ponerlo al servicio del objetivo final, que es hablar inglés.

Al principio comencé diciendo que uno de mis dos hijos habla inglés con bastante fluidez, y curiosamente es el que comenzó más tarde en el colegio bilingüe (primero de primaria). Por otra parte está constantemente escuchando canciones en inglés y preguntándose qué querrán decir. Busca el significado de nuevas palabras y encuentra divertido comunicarse en ese idioma con otras personas.

En cambio el otro de mis hijos comenzó más temprano en el colegio bilingüe, desde primero de infantil. Comprende el significado de muchas palabras y expresiones pero valora el inglés como una asignatura más, no le aporta más que la lengua o la biología. Para él tan solo es una asignatura que hay que superar.

Lamentablemente creo que el resultado que acabo de contar sobre mis hijos refleja la realidad de muchos alumnos, unos lo llevan mejor pues de manera natural el inglés se les da bien, y otros, no le conceden mayor importancia.

Solo puedo decir por experiencia personal que estos años de bilingüismo no han resultado tan fecundos como prometían. Que la educación, también en esta materia, parece estar afectada por un “academicismo” tal que, más que buscar que los alumnos aprendan, buscan que aprueben, cumplir con planes de estudio, con ranking internacionales…y a pesar de sus esfuerzos por ganar puestos, nos alejamos más de ellos.

Mejora Tu Nivel entiende que lo verdaderamente importante para aprender, es saber pensar, escuchar, relacionar, deducir, investigar, etc. y creo honestamente que se aprende cuando existe un verdadero deseo de hacerlo, cuando existen estímulos adecuados y los “planes de estudio” se orientan a dar con estos estímulos.

No hay alumnos incapaces, hay medios, estímulos y concepciones de estudio poco o nada apropiados.

No sé cómo lo veréis. Me encantaría conocer vuestra opinión como padres, vuestras impresiones como profesores e incluso como alumnos.

Deja abajo tus comentarios y si crees que puede haber alguien a quién le interese éste post, ¡compártelo!

Suscríbete al blog

Recibe cada semana nuevas entradas con trucos y consejos sobre cómo estudiar más en menos tiempo; cómo apoyar al estudiante y favorecer su autonomía; opiniones de expertos...y todo tipo de noticias sobre Otras Formas de Aprender

3 comentarios en “El precio del bilingüismo

  1. Antonio

    Está claro una vez más que los gobiernos trabajan sobre idéas progresistas pero sin poner a disposición de las mísmas los fondos adecuados para llevarlas a cabo, es decir implantándolas de una manera chapucera. Al final de todo esto se deduce que en casi toda Europa la implantación del "Bilingüismo" se produce de una manera mucho mas natural, generando desde pequeños la necesidad de ver y oír la televisión en ingles los programas que se emiten en esa lengua, de manera que los niños ya crecen inmersos en ella aunque más adelante seguro que la educación aumenta su formación pero sin tener que pasar por el penoso lance de tener que traducir todo de la lengua nativa al ingles. Como siempre tu manera sensata de ver las cosas, nos pone sobre aviso de como funciona el sistema en la actualidad y en este caso con claros ejemplos.

    Responder
    1. Elena Corbella Sombría

      Gracias Antonio!, deberíamos fijarnos más en los métodos que se desarrollan en otros países con mejores resultados y tratar de copiarlo, quizá esto marcaría una diferencia y quizá también se realice una inversión coherente de los fondos públicos. Gracias también por tu opinión sobre la sensatez de mis opiniones, es probable que sea tan solo la expresión de lo que muchos pensamos.

      Responder
  2. Pingback: Aprender inglés es necesario | MEJORA TU NIVEL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *