Cómo Favorecer la autonomía en los estudios desde las casas, y que sirva de algo.

Creo que nadie discute la importancia de favorecer la autonomía de nuestros hijos estudiantes desde las casas, así como tratar de inculcarles que han de ser responsables de sus propias obligaciones, pero ¿cómo se hace?.

Queremos que nuestros hijos estudien bien, trabajen bien y consiguientemente tengan buenos resultados académicos, y en muchas ocasiones nos limitamos a decirles “estudia” o “haz las tareas” y hasta ahí llega nuestra intervención, pero ¿es suficiente?.

Por el contrario, estar encima de sus trabajos: de que han hecho las tareas, cómo las han hecho, o preguntarles el tema de próximos exámenes de cabo a rabo, no parece ser tampoco una actitud muy útil para nadie, a los estudiantes les hacemos dependientes y los padres vemos eliminado un tiempo libre muy cotizado.

Estas son preguntas que todos los padres nos hacemos alguna vez en mayor o menor medida.

Un niño estudiando, no es un adulto. Tiene que aprender a hacerlo solo.

Cuando un padre dice que su hijo/a es buen estudiante, le suelo pedir que defina que es para él “ser buen estudiante” y las respuestas son: saca buenas notas y no tengo que estar encima diciéndole qué hacer. Siempre la misma respuesta y en éste orden.

Lo cierto es que lograr éste propósito de manera natural, es decir, que esto suceda por sí solo, es relativamente poco frecuente, ya que suele ser más habitual la queja de esos padres que dicen que han de estar encima para: que se pongan a estudiar a “la hora”; que hagan tareas y que las hagan “bien”, que se programen el trabajo día a día, que no pierdan el tiempo…

Y lo que pone a prueba la paciencia de estos, es que, estas retahílas deben repetirlas todos los días, lo que nos lleva a preguntarnos, ¿hasta cuándo?.

Y la repuesta es, hasta cuando sea necesario, pero la verdad es que es necesario y debemos estar ahí presentes repitiéndolo una y otra vez.

En mi opinión ésta es la tarea de los padres y aunque parezca poco importante, o que no tiene trascendencia a juzgar por las veces que hay que repetirlo, es justo todo lo contrario.

Cuando no lo hacen por si solos de buen grado, no hay que dejar de insistir hasta que lo hagan, o de lo contrario habremos perdido la batalla del tesón y no habrá ganado nadie, pues ellos tampoco sabrán hacerlo solos.

Cuando comenzaron a andar, hubiéramos deseado que un buen día se irguieran y salieran caminando, antes que tener que estar todo el día “de riñones” tras ellos. En esas circunstancias todos entendimos que era lo que tocada, ¿por qué pensamos que ahora iba a ser distinto sobre el modo de asumir sus responsabilidades?

Ser autónomos y responsables también ha de aprenderse y forma parte de un proceso.

Como el caminar, unos lo aprenden antes que otros, y para unos es menos traumático, pues se golpean y caen menos. Pero así como no se nos ocurría enfadarnos entonces, ¿por qué hacerlo ahora?, ¿por qué tengamos que decirlo muchas veces?

De manera que, ante el hecho de evitar tener que estar encima de los chicos repitiendo siempre las mismas cosas, y seguramente por creer que esto puede favorecer la autonomía y responsabilidad, se puede dar la conducta de algunos padres que dejan completamente solos a sus hijos con simples instrucciones del estilo: lo que hagas será para ti, tanto lo bueno como lo malo….; o es cosa tuya, si quieres hacer bien y sino…tú mismo/a, comprobarás con el tiempo que te equivocaste…

Esto tampoco funciona, ya que les estamos dando una responsabilidad excesiva que no saben manejar.

Cuando un padre/madre le dice a su hijo “eso no se hace”, no podemos pretender que ya deje de hacerlo. Lo volverá a repetir aún muchas veces, sobre todo si eso que pretende evitar o conseguir le proporciona alguna ventaja, placer, curiosidad…

Así como pasaba cuando evitábamos que nuestros bebés se metieran algo brillante en la boca que era peligroso, así tendremos que volver a decir NO ante aquello que ellos consideren que está bien o no está del todo mal, pero nosotros sabemos que si está mal.

La mayoría no querrán hacer deberes ni estudiar de buen grado, sin resistencias ni disputa, como nosotros no queremos ir a trabajar y levantarnos muy temprano, pero poco a poco lo irán aprendiendo a base de que los padres se lo repitamos, pues somos su único “contrapunto”, como el jefe y la paga mensual lo es para nosotros, impulsándonos firmemente fuera de nuestra cómoda cama cada mañana.

Lo esencial es encontrar la medida.

Aún a riesgos de ser “pesados” vale la pena repetirles qué se espera de ellos (que se organicen y se pongan a su hora, que no pierdan el tiempo, que sean serios con lo que se responsabilizan y no cedan ante la mínima tentación…), pues llegará un momento que será un hábito para ellos y lo habrán logrado gracias a que aquellos que bien les quieren, les enseñaron lo que debían hacer.

Pero además piénsalo bien, ¿no has de hacerlo con otras cosas, de tipo: recoge tu habitación, tu ropa, la mesa, haz tu cama…?, pasa con casi todo. Vamos enseñándoles a hacerse responsables a medida que van asumiendo tareas, y en todas debemos insistir pues no es fácil dejar la comodidad del “me lo hacen todo” y pasar al “me toca ir haciendo cosas a mí”, y sin embargo, es esencial para ellos comprendan que cuando sean mayores serán los que se tengan que ocupar de todo lo que les concierne.

No es necesario recurrir a los gritos ni los castigos para imponerse, ni tampoco dar cien mil explicaciones de por qué han de hacerlo, tan solo deben entender que “ser responsable” con sus tareas, significa que han de cumplir con lo que les toca, y han de hacerlo “solos”.

Si bien ahí estaremos para echar una mano ante alguna duda, para comprobar la calidad del trabajo, …y para enseñarles a medir lo que es un buen trabajo o lo que es “saberse bien un tema”, (o de lo contrario creerán que con leerlo han cumplido, por la consabida ley de mínimo esfuerzo).

Por tanto, no dejes de estar pendiente hasta que hayan adquirido el hábito de trabajo por si solos, y no creas que no te necesitan o que entenderán esas charlas sobre su futuro, no olvides que nuestros hijos viven el presente, y no saben nada de futuros, trabajos, seguridad…para ellos, su vida es lo que les pasa cada día y, si tú no les ayudas, cuando se den cuenta de cuanta razón tenías, puede que sea un poco tarde.

Suscríbete al blog

Recibe cada semana nuevas entradas con trucos y consejos sobre cómo estudiar más en menos tiempo; cómo apoyar al estudiante y favorecer su autonomía; opiniones de expertos...y todo tipo de noticias sobre Otras Formas de Aprender

6 comentarios en “Cómo Favorecer la autonomía en los estudios desde las casas, y que sirva de algo.

  1. Maria del Pilar Herranz Sánchez

    Muy interesante. Me gustaria recordar el punto de porqué nosotros, los adultos madrugamos para ir al trabajo...quizá el sueldo?...pues este es un punto clave...creo que nuestros hijos deben tener su "sueldo" tambien cuando cumplan y negársele cuando no lo hagan. Su sueldo no creo que deba ser económico pues hay otros "sueldos" que valoran más...los padres que conocemos a nuestros hijos sabemos qué tipo de " sueldo" les gusta....puede ser salir con amigos, jugar un rato a la consola, ir al cine....que vean que su esfuerzo tiene resultado y su falta de responsabilidad tiene consecuencias. Si son maduros para unas cosas podremos confiar que pueden hacer otras...y si no lo son pues tendrán que asumir que no podremos dejarles hacer otras cosas apetecibles para ellos....esa es mi opinión y hasta ahora me funciona....Gracias Elena por tus utiles consejos...un placer volver a leer otro de tus artículos.

    Responder
    1. Elena Corbella Sombría

      Comparto completamente tu punto de vista. Efectivamente nuestros hijos estudiantes tienen varias responsabilidades, una de ellas y seguramente la más importante es la de estudiar, o al menos es la que en mayor medida valoramos los padres, y la contraprestación por cumplir con esas responsabilidades es múltiple, según cada familia, pero realmente les hacemos un favor cuando les explicamos lo que esperamos de ellos y lo que logran a corto y a largo plazo, pues eso les orienta, les da seguridad y les hace estar seguros de si mismos. Muy buena aportación, gracias!.

      Responder
  2. rafa

    Que conste que mi granito de aportación es algo viejo.
    Me enseñaron hace mucho tiempo que cuando hay una actuación (orden o recomendación) entre unos humanos y otros, debe quedar sitio para contestar a la pregunta "Y, si no, ¿qué?".
    Un ejemplo: A un alumno, o hijo, le digo que tiene que hacer algo. Deberé tener presente la salida para la respuesta ala pregunta anterior. Supongamos que es aprenderse la tabla de multiplicar... y, si no se la aprende....tendrá que estar a mi lado hasta que lo haga. Es verdad que es un ejemplo demasiado simple, pero, para cosas concretas, puede ser válido.
    Dicho en plan general, cuando se hace una indicación a un chico y no se cumple, "debe PASAR algo".
    Por ello habrá que tener multitud de recursos preparados o inventados para que esto ocurra.

    Responder
    1. Elena Corbella Sombría

      Muy cierto y muy de acuerdo. Al final la conducta la cambiamos según las consecuencias, buenas o malas. Te recomiendo el artículo de éste mismo blog "Premios o castigos", donde se habla de todo esto. Los "recursos preparados" como tú dices, son esa batería de consecuencias previstas y conocidas ante determinadas situaciones, a veces buenas y otras malas, pero en definitiva es lo que orienta sobre lo que se espera y lo que logra que se consigan las cosas. Gracias por la aportación, muy buena.

      Responder
  3. Soledad Nuño

    En la misma línea, Elena, creo q es algo que hay que ir construyendo desde muy pequeños, con tareas muy sencillas y siempre reforzando positivamente cualquier pequeño logro. De esta forma son hábitos adquiridos de manera natural y sin imposiciones. Es muy difícil, que no imposible, conseguir que de pronto, si no hay costumbre, un crío adolescente asuma de buenas a primeras la responsabilidad si se le ha dado todo resuelto. Las casas se hacen desde los cimientos e insisto, reforzando siempre lo bueno y dando feedback a los chicos.

    Responder
    1. Elena Corbella Sombría

      Así es, desde pequeños, reforzando y dejándoles asumir tareas y ocupaciones, además de armarnos de paciencia los padres sabiendo que no lo aprenderán de una sola vez, sino poco a poco.
      Gracias por tu aportación Sol. conozco tu inmenso trabajo con niños por lo que tu opinión es muy valiosa. Este es tu blog para cuantos consejos nos quieras dar, gracias de nuevo.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *