Ponerles un profesor particular no es siempre la solución al problema

Uno de los problemas que más nos preocupa a los padres es el resultado académico, y con mucha razón ya que existe la creencia generalizada de que, así son de estudiantes, así les irá en el futuro.

Los “estudios” no son algo mecánico, ni son cosa exclusivamente de los alumnos. El entorno, los profesores y los estímulos que reciben son elementos previos que van a influir en sus estudios en un sentido u otro.

Profesor particular no es siempre la respuesta
El profesor particular es útil es algunas situaciones

Cuando nuestros hijos empiezan a cosechar suspensos, desde luego los padres debemos de hacer algo, pero ¿qué hacer?. Aunque también deberíamos preguntarnos por qué ha sucedido, cuándo hay que intervenir y quién debe poner remedio.

Sé por experiencia que es realmente difícil encontrar el verdadero origen del problema. En el terreno del “por qué” es frecuente que más que desear saber las auténticas razones, busquemos culpables y justifiquemos lo sucedido: es por los profesores, la dificultad de la materia, etc.

Es algo así como equivocarnos en el trabajo y justificar nuestro error con mil excusas, el hecho es que se ha producido un error, lo importante no es buscar el culpable, sino averiguar qué lo ha provocado, que hice mal, para poder remediarlo y evitar que se repita.

En lo que respecta a quién debe poner remedio, deberíamos hacernos ésta pregunta: ¿Debemos hacernos responsables los padres de los suspensos?.

Muchos padres, asustados, nos apresuramos a intervenir convirtiendo el problema en propio y por tanto, buscamos las soluciones por nuestra cuenta sin contar con ellos. ¿Es que el día que les vaya mal en el trabajo iremos también a resolver su problema con su jefe?.

De nuevo los suspensos son una excusa para suplantar a nuestros hijos en su responsabilidad, y con mucha probabilidad ellos han tenido algo que ver, luego, démosles la oportunidad de resolverlo.

Para entender mejor esta opinión quizá te pueda interesar leer el post de éste blog que habla de ello “Si quieres que tus hijos aprueben, acostúmbrales a que hagan su cama”; o algún consejo sobre mejorar la autonomía: “Tres principios fundamentales para favorecer la autonomía de tu hijo/a” .

No digo que los padres no debamos hacer cosas, lo que digo es que, quizá debamos averiguar qué han pensado ellos que deben hacer, antes de intervenir.

En el terreno de qué hacer, es común recurrir a la solución “a golpe de billetera”, buscando un profesor particular o academia. Si aun así, no funciona, se aumentan las horas de clases de apoyo, se cambia al profesor, o se pasa al plan B, que es cuando nos cuestionamos si quizá tendrá hiperactividad, o algún síndrome extraño. He de advertir que en el afán de buscar, se suele terminar encontrando.

¿Por qué no empezar cuestionándonos donde buscar la solución, desde fuera o desde dentro?.

Desde luego un profesor particular no va a resolver un problema de mala actitud frente a los estudios, ni la desmotivación o la falta de interés. Tampoco va a poder contra la rebeldía de esos chicos enfadados con sus padres, con los compañeros o los profesores, y que se portan mal para llamar la atención.

Son muchos los alumnos que no entienden el valor del esfuerzo, o llaman esfuerzo a cualquier cosa. Otras veces se trata de situaciones de super protección llevando a suspender de manera más o menos consciente, pues así tienen toda la atención de sus padres.

A veces son los propios padres quienes tienen problemas que repercuten en los chicos, o padres muy exigentes, tanto, que los hijos se sienten incapaces de complacerlos y se rinden…

Cuando eres entrenador de estudios te das cuenta que los chicos no es que no quieran "jugar el partido”, el problema es que desconocen cómo hacerlo, no se sienten observados y apoyados por su público (sus padres), no saben encajar las derrotas, ni mantener los triunfos, no saben actuar con el equipo, etc.

A menudo veo alumnos rebeldes, caprichosos, derrotados, impermeables, ….A ninguno de éstos les irán bien las clases particulares.

Muchas veces lo que hay que hacer es exigirles a nuestros hijos responsabilidad y esfuerzo, pues son capaces de aprender por si solos sin el refuerzo extra de ninguna otra persona, pero seguro que no basta con decirlo con palabras, hay que “entrenarles” en la responsabilidad y el esfuerzo.

Somos los padres los que debemos hacer el esfuerzo de analizar la situación con honestidad y calma:

  • ¿Qué está pasando?, ¿es puntual?, demos otra oportunidad. ¿Se repite?, veamos qué tiene que decir nuestro hijo; en segunda instancia, sus profesores, y por último, elaborar un plan para resolverlo
  • ¿Puede ser una reacción al entorno?, ¿le estoy prestando la atención que necesita, o le esto dando más atención de la que necesita?.
  • ¿Seguro que un profesor-canguro es lo que necesita todas las tardes?
  • ¿Estoy confiando en que es capaz de hacerlo por si solo/a?
  • ¿Le estoy super protegiendo?,
  • ¿Le hace falta un profesor particular realmente, o lo que necesita es pasar más tiempo con su padre o madre?

Estas son algunas preguntas que podemos hacernos antes de buscar la solución fuera, en profesores o academias. alumno profe particular

Es muy probable que todos sepamos las preguntas que debemos hacernos, las que debemos hacer a nuestros hijos…e incluso, las respuestas que tendremos.

El empleo del apoyo extra debe ser algo puntual, es decir, para un periodo concreto hasta que el alumno alcance el nivel requerido y luego pueda seguir solo. O bien, para una asignatura en particular, porque es una de esas asignaturas que habitualmente se les resisten, pero si la necesidad de apoyo extra es constante y para muchas asignaturas, quizá no estamos atajando el verdadero problema.

La realidad es que los estudios de nuestros hijos suelen darnos señales de lo que está sucediendo a su alrededor. Tratar de resolver los problemas reales que tienen nuestros hijos, muchas veces va más allá de reforzar matemáticas o inglés.

Deja tus comentarios y si te ha gustado, compártelo.

Suscríbete al blog

Recibe cada semana nuevas entradas con trucos y consejos sobre cómo estudiar más en menos tiempo; cómo apoyar al estudiante y favorecer su autonomía; opiniones de expertos...y todo tipo de noticias sobre Otras Formas de Aprender

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *