Tres sencillos trucos para mejorar las notas sin estudiar más

Solemos pensar que lo decisivo para sacar buenas notas es ESTUDIAR, en cambio no es del todo correcto, se pueden hacer muchas cosas para mejorar las notas sin estudiar más.

Para entender rápidamente lo que digo pondré un ejemplo. Cuando vas a trabajar puedes, limitarte a hacer tu trabajo de manera estricta, sin relacionarte con nadie y sin ninguna aportación adicional de ningún tipo, o puedes hacerlo con buena disposición, dando un poco más de ti mismo, con buen humor, anticipándote a las situaciones para ahorrar tiempo, mejorando el servicio, etc.

Pues en el caso de los estudios es parecido. adolescentes ordenadores

Cuando queremos remontar el aprobado, lo primero que nos decimos es “estudiaré más”, o si se trata de nuestros hijos, lo que les decimos es “estudia más”, pero el término “más” es subjetivo, como decía en el post La Clave para aprobar no es “estudiar”

En mis talleres procuro hacer entender a mis alumnos de qué va el juego. En los estudios además de ser buen estudiante, hay que parecerlo.

Un buen estudiante es aquel que “estudia bien”, cae bien, responde a lo que le piden (ni más ni menos, lo hace tal como espera su profesor que lo haga), y además, se esfuerza de diez para que todo funcione.

Hoy hablaré de algunas cosas que tienen que ver con entender de qué va el juego.

TRES CONSEJOS

1.       Conocer a los profesores. Estos son en los estudios lo que a la vida real son los propios jefes, los que pagan cada mes.

Desde el comienzo de curso es muy importante observar con detalle a los profesores para averiguar qué les motiva y qué les gusta: alumnos participativos, o silenciosos, los que hacen preguntas o se buscan la vida; los que hacen trabajos extras o los que sólo hacen las tareas de clase; lo que pasan desapercibidos, los simpáticos…

Si el profesor no soporta el ruido en clase, ¡no es sensato ser el más hablador!, o será fácil tenerlo en contra. Se puede dar el caso del “salao” que no cae mal aunque éste hablando casi todo el rato, pero ese “salao” tiene que tener muchos recursos personales para caer bien y no es fácil ni lo habitual, además, incluso éste perfil  de alumnos suelen estar en el filo de la extralimitación.

Si el profesor es seco, poco hablador, y poco amigo de hacer concesiones amistosas, lo más conveniente es pasar desapercibido.

En realidad, el sentido común suele ser el que dice en cada momento qué hacer con cada persona.

Es conveniente desde el primer momento asumir un rol que predisponga al profesor de parte del alumno.

Al fin y al cabo, los profesores son personas, no conviene llevarles al límite: molestando,  interrumpiendo la clase…no todos tienen paciencia o buen carácter, como el resto del mundo, la única diferencia es que estos van a evaluarán a los alumnos y de ellos depende que miren el examen con mejores o peores ojos.

2.       Es importante saber qué cosas puntúan en cada asignatura.

Otro factor decisivo para mejorar la nota de alguna asignatura o vencer el suspenso de las que se “atragantan”, es observar qué cosas son aquellas a las que los profesores dan valor cada día.

Hay profesores que ven con muy buenos ojos que presentes un trabajo extra sobre un tema determinado relacionado con su materia y que puede ser útil para la clase. Otros ven muy bien la participación compartiendo experiencias relacionadas con la materia, es cuando se lleva a clase de historia un fósil que se encontró paseando.

También es interesante explorar las opciones de facilitar las clase al profesor saliendo voluntario/a para algún encargo, o para apoyar en alguna actividad que surja.

¡Atención, no confundir con “hacer el pelota”!, esto está muy mal visto por los compañeros y los propios profesores, porque verdaderamente no es una actitud que recomiende el sentido común.

Es decir, no se trata de ser el más “solícito” y quien ríe todas las gracias, sino detectar ocasiones que brinde el profesor o se den en la clase por la propia situación y que requiera de alguien en un momento determinado para hacer algo, mutrarse disponible a la colaboración y la participación, eso es algo muy distinto y siempre bien aceptado.

3.       Es fundamental conocer el contenido de los exámenes y cómo son.

Parece de Perogrullo pero no lo es. Es muy frecuente que llegue la víspera del examen y el estudiante no sepa cómo va a ser el examen, y no es lo mismo estudiar para un examen tipo test, que para uno donde hay que desarrollar una pregunta a elegir de entre dos, o responder frases breves…

Los profesores hacen especial hincapié en clase en las cosas que les parecen más importante, ¡algunos advierten de lo que va a caer!. Tener en cuenta estos detalles garantizan aprobar una parte del examen, así que ¡hay que tomarlo en serio!, eso cae.

Es algo increíble pero, a veces, no se estudia…¿por qué?...pues sencillamente, porque ese alumno no se ha tomado ni la mínima molestia.

De todos modos creo que no es el caso de éste post, en otro momento hablaremos de alumnos que si quieren aprobar y mejorar y otros que no lo desean.

Pero no solo esto es importante, algo que pasa a veces y esto es muy grave, es no saber exactamente qué entra en el examen, si esto pasa y se espera al último día, no hay que olvidar rezar todo lo que uno se sepas antes de acostarte y al levantarte porque va a hacer falta.

Es muy importante saber exactamente el contenido del examen en cuanto dan la fecha, que suele ser al menos una semana antes.

Estos consejos pueden parecer irrelevantes, pero no lo son. Como hemos comentado, los profesores son personas y van a valorar muy positivamente a un alumno comprometido, que contesta a lo que ha dicho mil veces en clase según lo ha explicado, ni más ni menos; que sabe estar en clase y que toma interés por trabajos extras, etc.

Volviendo al simil del trabajo, tendrá muchas mejores opciones, perspectivas y resultados, aquel empleado que sabe cuál es su sitio, trabaja con una sonrisa, sabe anticiparse a los problemas, y hace aquello para lo que ha sido contratado con algún valor añadido, que aquel que se limita en todo.

Resumiendo, si se conoce a los profesores y cómo le gusta que se responda a sus preguntas, se sabes exactamente qué entra y qué puede caer, cómo va a ser el examen  y además, se ha ido trabajando cada día en tener una buena imagen frente a todos los profesores, puedes tener la certeza que las cosas van a ir bastante bien. Bueno, claro, también hay que estudiar ; )

¡Estos no son solo consejos para los estudiantes en época de exámenes!, son consejos para su futuro.

Sobre cómo estudiar y ser más eficaz empleando menos tiempo hablaremos otro día.

Si te ha gustado, suscríbete al blog de Mejora Tu Nivel y recibe cada semana una nueva entrada gratis.

Suscríbete al blog

Recibe cada semana nuevas entradas con trucos y consejos sobre cómo estudiar más en menos tiempo; cómo apoyar al estudiante y favorecer su autonomía; opiniones de expertos...y todo tipo de noticias sobre Otras Formas de Aprender

7 comentarios en “Tres sencillos trucos para mejorar las notas sin estudiar más

  1. Pilar

    Me ha gustado mucho este post.Trucos sencillísimos y de sentido común, pero que no tenemos en cuenta , y que además les servirán a la hora de salir al mundo laboral.

    Responder
  2. Jlo

    Que bien sabes explicar las cosas y que sencillo parece hacerlo..verdad? Simplemente tener ganas, compromiso, interes, y querer hacerlo bien, que es lo mas importante.
    Animo con tu blog.

    Responder
  3. Juan

    Sencillo a la vez lógico, me gusta porque realmente son, muy bien definido, "reglas" que deberíamos intentar aplicar con nuestros chicos.

    Responder
  4. Miguel

    Todo entra dentro de lo que podíamos llamar, estado de concentración, prestar atención, etc... en clase, todos sabemos , y nos ha pasado, la tendencia a dispersarnos en nuestra época de estudiantes, así que lo que hay que intentar es que por medio de consejos tan breves y a la vez sensatos como los tuyos que los chicos entiendan que con un poco más de atención en clase seguro que a la hora de preparar exámenes necesitarán realizar mucho menos esfuerzo.

    Responder
    1. Elena Corbella Sombría

      Lo que sucede es que vamos en "piloto automático" en general. Los estudiantes no se paran a pensar en qué hacer para optimizar su trabajo y lograr mejores resultados. Gracias por el comentario, es verdad lo que dice, con algo más de atención se pueden lograr mejores resultados

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *